Kverneland Intelligent Farming Solutions

La elección: Laboreo convencional o de conservación

Elegir la mejor solución agrícola para la explotación puede ser un dilema. Combinar los mayores rendimientos posibles con la sostenibilidad. Para ello, se debe empezar por el laboreo correcto. Las decisiones que se tomen dependen de varios factores y deben ajustarse a sus circunstancias específicas, como la estructura del suelo, la rotación de cultivos, la gestión de los residuos y la viabilidad económica y ecológica.

Se deben tener en cuenta las cuestiones medioambientales y legales. Desde los métodos convencionales hasta el laboreo de conservación: hay que encontrar el equilibrio de las operaciones en el momento adecuado para conseguir altos rendimientos con el mejor estado del suelo (aire, humedad, actividad biológica, etc.) con un mínimo consumo de energía, tiempo e inversión. Para ello, Kverneland ofrece una gama completa de soluciones agrícolas inteligentes 4.0.

Laboreo convencional

Método de cultivo intensivo

  • Inversión completa del suelo, por ejemplo, mediante un arado
  • Menos del 15-30% de residuos de cultivo en la superficie del suelo
  • Preparación del lecho de siembra mediante un apero accionado, especial para el lecho de siembra
  • Alto efecto fitosanitario por la reducción de la presión de las malas hierbas y las enfermedades fúngicas - se necesitan menos herbicidas y fungicidas
  • Aumento más rápido de la temperatura del suelo para una mejor absorción de nutrientes

 

Laboreo de conservación

Intensidad reducida en términos de profundidad y frecuencia

  • Más del 30% de los residuos se dejan en la superficie del suelo
  • Periodo de reposo prolongado del suelo
  • El cultivador y/o los discos incorporan los residuos de los cultivos en los 10 cm superiores del suelo para obtener un suelo estructurado y estable
  • Laboreo completo de la superficie: preparación del lecho de siembra y siembra en una sola pasada
  • Protección contra la erosión del suelo; reducción de la pérdida de suelo por escorrentía y mejora de la capacidad de almacenamiento de agua
  • Mejora de la retención de la humedad del suelo

Laboreo en franjas

  • Estructurado por zonas antes o durante la siembra de hasta 1/3 de la anchura de la hilera (Loibl, 2006). Hasta el 70% de la superficie del suelo queda sin tocar
  • El laboreo en franjas combina las ventajas calentamiento del suelo del laboreo convencional con las ventajas de protección del suelo del mínimo laboreo, al perturbar sólo la zona del suelo donde se colocan las semillas
  • Aporte exacto de abono y localizado
  • Protección del suelo contra la erosión y la sequía

Laboreo vertical / Sin laboreo

  • Método extensivo
  • Trabajar el suelo verticalmente evita capas horizontales adicionales o cambios de densidad
  • Aumento de la infiltración del agua, el desarrollo de las raíces y la absorción de nutrientes
  • Las raíces de las plantas dictan la salud general de la planta, ya que aportan nutrientes y agua a lo largo de la temporada, contribuyendo a un mayor rendimiento
  • Un conjunto fuerte de raíces hace que las plantas sean más resistentes al viento y a la sequía
  • Menor consumo de energía

¿Tiene una pregunta?