Alto rendimiento

Un lecho de siembra perfecto es la base del éxito de la germinación y, por tanto, de un alto rendimiento.

Un lecho de siembra perfecto es la base del éxito de la germinación y, por tanto, de un alto rendimiento.

 

Un lecho de siembra óptimo, con un horizonte de siembra consolidado en el que las semillas puedan depositarse a una profundidad uniforme en toda la superficie del campo, es la base para la germinación sincronizada y abundante del campo y, por tanto, para un alto rendimiento. Se requiere un vínculo ininterrumpido entre el horizonte de siembra y la capa inferior que aportará el agua por capilaridad y garantizará la germinación en ausencia de lluvias o riegos. Además, también es importante el calentamiento rápido del suelo y el suministro adecuado de oxígeno a las semillas en germinación, así como un lecho de siembra finamente desmenuzado y uniformemente consolidado para una cobertura óptima de las semillas.

  

Hace tiempo que las gradas rotativas se han convertido en las típicas máquinas combinadas con las sembradoras. Porque son, en gran medida, independientes de las condiciones del suelo. En suelos pesados alcanza un desterronado intensivo. En condiciones ligeras, puede trabajar en plano y a una velocidad de rotor más baja. Las azadas giran sobre ejes verticales para un laboreo respetuoso con los perfiles del terreno. Sin inversión de las capas del suelo y sin compresión vertical que podría provocar la formación de charcos y zonas impermeabilizadas. Por lo tanto, no hay mejor alternativa para la preparación del lecho de siembra.

 

Una grada rotativa junto con una sembradora es finalmente una combinación económica de alto rendimiento. Preparación del lecho de siembra y siembra en una sola pasada. Todos los modelos de gradas rotativas Kverneland están diseñados para combinarlos con sembradoras Kverneland, ya sean modulares, con tolva frontal y barra de siembra o con sembradoras integradas sobre la grada rotativa.

 

¿Tiene una pregunta?