Descompactador Kverneland CLI

Subsolador de una hilera

El subsolado es una operación esencial dentro de la gestión del suelo a largo plazo para garantizar una buena estructura del perfil, el crecimiento de las raíces y una mayor estabilidad del rendimiento.

Las franjas visibles que muestran una nacencia errática de la semilla en germinación son un problema común. A menudo esto es consecuencia de un subsuelo sobrecompactado en las cabeceras y/o en las calles, causado por la circulación de equipos pesados o por trabajar en suelos con excesiva humdad. Las raíces del cultivo no pueden penetrar en las zonas compactadas. Esto conduce a un suministro insuficiente de agua y nutrientes, lo que da lugar a una importante pérdida de rendimiento. El subsolado rompe la compactación del subsuelo, restablece la capacidad de intercambio gaseoso y, por lo tanto, es el primer paso para que la germinación y la nacencia de las semillas suceda con éxito.

El concepto de un solo haz del subsolador Kverneland CLI proporciona el diseño racional más robusto, permitiendo un despeje bajo el chasis de 1.175 mm, para garantizar el funcionamiento sin atascos a profundidades de 15 a 40 cm.

El perfil del chasis es de 200x200x10 y los brazos o enganches suplementarios se acoplan mediante bridas atornilladas.

El brazo curvado del CLI actúa levantando el perfil del suelo sin perturbar la superficie. Ejerciendo una presión vertical y constante, manteniendo una buena capacidad de vibración, intensifica el agrietamiento del suelo.

Ventajas:

  • Gran despeje
  • Brazos curvados, descompacta sin perturbar la superficie
  • Seguridad mediante fusible
  • Enganche trasero para sembradora (opcional)
  • Chasis en una sola pieza muy robusto y preparado para sujetar sembradoras traseras. 
Nº. de
brazos 
Ancho de
trabajo
(m)
Peso
(kg)
Potencia
necesaria
(cv)
4 3,0 800 100
6 3,0 1000 140
6 4,0 1100 140
8 4,0 1300 180

¿Tiene una pregunta?