Kverneland = Arada rentable

Más de 135 años de experiencia: Experto en arados

El objetivo del fundador, Ole Gabriel Kverneland sigue vivo: Diseñar arados capaces de destacar por su calidad y resistencia en las condiciones más difíciles consiguiendo una buena labor de labranza en el campo para óptimo rendimiento del cultivo.

La experiencia no se limita a Noruega. Kverneland es el fabricante líder mundial de arados. Exporta un 97% de la producción a más de 45 países en los 5 continentes desde hade más de 65 años. La experiencia se comparte con agricultores que trabajan en terrenos tan y tan dispares que se acumula un conocimiento que da crédito a Kverneland como experto en labranza.

Mientras que una buena labor del terreno se reconozca como una condición indispensable para un buen cultivo, la rentabilidad de la labranza es igualmente importante. 

Hacer de la labranza una labor rentable
Se sabe que la tierra y los cultivos son el futuro de todos. Dependen de las actividades de los agricultores igual que los agricultores de sus producciones. ¿Qué es lo mejor para la tierra y para el cultivo?. Todos los esfuerzos de Kverneland se destinan a ello. Alguien puede argumentar: Arar NO es necesario para conseguir lo mejor de la tierra. Otros dirán: Arar es muy costoso. ¿Y qué sucede si se puede demostrar que no es así?
Quizá incluso se despierte la curiosidad al afirmar que labar consigue mejores cosechas y un mejor futuro para la explotación, el negocio y el suelo.  Se trata de labrar BIEN.

Se denomina:  Arada rentable

1ª Parte

Elegir el Sistema correcto de laboreo.
El laboreo genera el medio ideal para el desarrollo y crecimiento del cultivo. Crea elementos de aireación, actúa sobre la temperatura, la retención de agua, las fracturas del terreno, el control de malas hierbas, la nutrición mineral del cultivo, la sanidad vegetal… Al final la elección de una forma concreta de laboreo dependerá de las posibilidades de realizar cada labor en el momento oportuno. Se trata de conseguir las mejores condiciones del terreno consumiendo la menor cantidad de energía, tiempo e inversión.

En general se hace una distinción entre mínimo laboreo, laboreo convencional, laboreo de conservación, siembra directa y laboreo en bandas.

La elección de un Sistema específico de laboreo y técnicas de preparación dependerá de distintos valores. La afinidad personal, el tipo de suelo, las condiciones invernales de temperatura y humedad, la rotación de cultivos de la parcela, el cultivo precedente y el siguiente, así como la intervención y tendencias generadas por las consideraciones, leyes y normativas gubernamentales.

Incluso el “NO LABOREO” es una opción para algunos agricultores extensivos.

Arar, SI / NO?

Al considerar que alternativa de laboreo es la mejor, la mayor parte de las discusiones se centran en si es conveniente Labrar o No lo es. Algunos agricultores juran por su experiencia que es imprescindible; otros lo consideran pasado de moda o demasiado caro.

Hay grandes argumentos en favor del Arado:

  • Enterrado del rastrojo y abonado orgánico
  • Menor desarrollo de malas hierbas y con ello menor uso de herbicidas químicos de síntesis.
  • Menor riesgo de ataques de hongos. El cultivo queda menos expuesto a los residuos del cultivo precedente con restos de infecciones y elementos de resistencia y colonización. Con ello menor uso de fungicidas químicos de síntesis.
  • Facilita el drenaje y mejora la temperatura invernal por exposición directa al Sol.
  • Mejora la movilización de nutrientes.
  • Un lecho de siembra libre de rastrojo favorece el uso de sembradoras más sencillas.

Encuesta
Una encuesta realizada en 2015 por Kverneland entre agricultores extensivos de Alemania y Francia resulta que arar es considerada la labor más importante de la preparación del suelo. Más del 60% de todos los agricultores la consideran esencial. Una ventaja mencionada por el 80% de los agricultores encuestados fue: Ahorra el uso de productos químicos en la explotación y es eficaz contra la presencia de malas hierbas. Especialmente Alopecurus (Blackgrass) o el Bromo resistente. 

Arado o cultivador / chísel?
(Autor: Prof. Dr. Wolfgang Kath-Petersen)

Pasar el cultivador, ¿Es realmente más eficiente en costos que arar?

Se podría pensar que el chísel, trabajando con mayores anchos de trabajo que un arado y a alta velocidad puede obtener mejores rendimientos de superficie / hora. Pero para conseguir un resultado equivalente al labrado es necesario sucesivos pases cruzados. Además requiere de más herbicidas y fungicidas. Algunos de estos productos han sido señalados por la UE como descartables a corto y medio plazo.

Dejando aparcadas las ventajas del arado por un momento se comparan a continuación el proceso de costes de ambas labores.

TEST
Realizado en el mismo campo con textura de suelo uniforme. Objetivo: Comparativa del consumo de combustible entre el arado y el chísel rastrojero.

Dos máquinas a examen: Chísel de 10 brazos (3,0m) y arado de 6 surcos (3,0m). Profundidad de trabajo para ambos de 23 cm. Tractor para ambos de 185cv.

Se controla el consumo de combustible y el patinaje del tractor.
¡Los resultados en la tabla muestran algo muy sorprendente.!
Trabajando a la misma profundidad y con el mismo ancho de trabajo y velocidad, el consumo de combustible es aproximadamente el mismo. Al controlar el patinaje, los resultados son menos ventajosos para el chísel.

Profundidad y ancho de trabajo
Labrar tiene muchas ventajas pero plantea dudas:
- ¿Es eficiente? ¿Se puede mejorar la eficiencia?

La respuesta es simple: "SÍ, SE PUEDE".

Considerando ancho y profundidad de trabajo, el cuerpo de arado y la velocidad de avance es posible optimizar el tiro del tractor y el rendimiento de trabajo. Es más es posible ahorrar combustible y material de desgaste del arado.

Está claro que los ajustes específicos de la máquina y los ahorros dependerán de la localización, la rotación de cultivos, el clima… por lo que pueden variar cada año.  No importa; considerando las alternativas de ajuste y mejora siempre es posible optimizar los resultados del arado y además el resultado es un campo libre de rastrojos, bien consolidado y un excelente lecho de siembra. Por eso es tan importante elegir un arado que sea fácil de ajustar y adaptar a las condiciones de suelo y clima variables de año en año.

Kverneland – Arada Rentable tendrá una segunda parte en Abril 2017.

24 de Enero de 2017